Cardiopatía Isquémica: Tener una actitud optimista tras superar un infarto reduce el riesgo de ingresos hospitalarios

Entre los pacientes con mejor disposición de ánimo, el riesgo de reingreso es un 8 % menor, según un estudio.

Investigadores del Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, aseguran que llevar una actitud optimista tras haber superado un infarto de miocardio resulta beneficioso para llevar a cabo un estilo de vida más saludable e incluso reducir el riesgo de complicaciones. El trabajo, puclicado en Circulation  Cardiovascular Quality and Outcomes, muestra que las personas optimistas reducen el riesgo de resultar hospitalizados 6 meses después de un síndrome coronario agudo.

“Puede ser un período muy vulnerable en el que las tasas de reingresos y la mortalidad son más elevadas, por lo que es muy importante saber qué factores pueden ofrecer mejores resultados”, ha destacado Jeff Huffman, investigador en Psiquiatría Cardíaca y autor de la investigación.

Este tipo de eventos cardíacos sirven para muchos pacientes como una especie de punto de inflexión en sus vidas, y llevan a cabo cambios sustanciales en su vida en busca de unos hábitos más saludables, que afectan a la dieta, la actividad física o determinadas conductas como el tabaquismo.

Para ver qué podía llevar a estos pacientes a introducir dichos cambios, Huffman y su equipo analizaron los datos de 164 pacientes hospitalizados por síndromes coronarios agudos entre 2012 y 2014. La media de edad eran 62 años y la mayoría de los pacientes analizados eran hombres de raza blanca. En más de la mitad, el ingreso estuvo provocado por un primer evento.

Dos semanas después de la hospitalización, los investigadores evaluaron, mediante un cuestionario, el optimismo y la gratitud, y también pidieron a los pacientes que recordaran su actividad en los días previos al ingreso.

Seis meses más tarde, evaluaron la tasa de reingresos hospitalarios y la actividad física. Asimismo, también hicieron análisis de sangre para buscar signos de inflamación que pudieran alertar de futuros riesgos cardíacos.

Después de seis meses, un total de 35 pacientes (el 21 %) habían sido hospitalizados de nuevo y 28 tuvieron que ser atendidos en urgencias por problemas cardíacos. Entre los pacientes más optimistas, el riesgo de reingreso era un 8% menor y el de ser atendidos por cualquier causa, un 6% menor.

Los participantes daban de media unos 5 150 pasos al día o aproximadamente 2,5 millas (unos 4 kilómetros) y, aunque sus hábitos variaban, los optimistas superaban a los pacientes menos alegres.

Influencia de los factores psicológicos

Cuando los investigadores hicieron pruebas en laboratorio para verificar la presencia de proteínas en la sangre que pudieran apuntar a una posible inflamación, un factor de riesgo para los síndromes coronarios agudos, vieron como el optimismo no supuso ninguna diferencia.

Los autores, no obstante, reconocen que entre las carencias del estudio, figura el que todos los pacientes pertenecieran a un mismo centro o la mayor prevalencia de hombres de raza blanca, lo que podría cuestionar que estos datos fueran extrapolables a otros pacientes.

No obstante, ha añadido Andrew Steptoe, del University College de Londres, Reino Unido, los hallazgos se suman a la sólida evidencia que sugiere que los factores psicológicos pueden influir en el pronóstico de quienes sufren un infarto.

diciembre 11 / 2015 (JANO)



FINLAY EN: google_acadmico_75 doaj_75 bvs_75 latindex_75medigraphy_75

FINLAY CERTIFICADA POR:

certificacin_citma_75

 

Equipo Editorial

 

Dirección postal: Calle 51A y Avenida 5 de Septiembre Cienfuegos, Cuba Código postal: 55100.
http://www.revfinlay.sld.cu
Telefono: +53 43 516602. Telefax: +53 43 517733.
medisur@infomed.sld.cu
ISSN: 2221-2434
RNPS: 5129