Factores de riesgo: El ejercicio vigoroso muestra más eficacia que el moderado frente al síndrome metabólico

Las personas sanas y mayores de 55 años que realizan ejercicio vigoroso presentan un 90 por ciento menos de riesgo de padecer síndrome metabólico frente aquellos que realizan ejercicio de intensidad leve, según una investigación de la Clínica Universidad de Navarra y de la Universidad de Navarr, que se publica en American Journal of Preventive Medicine.

El ejercicio físico intenso en personas sanas previene en mayor medida el síndrome metabólico que el ejercicio moderado o leve, según los resultados obtenidos por un grupo de investigadores de la Clínica Universidad de Navarra y de la Universidad de Navarra e integrantes del CiberObn Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición, del Instituto Carlos III y de Idisna.

El estudio se ha realizado a través del Proyecto SUN, dirigido por Miguel Ángel Martínez, catedrático de la Universidad de Navarra, en más de 10 000 personas que no sufrían síndrome metabólico al inicio de la investigación. El seguimiento de las personas participantes se ha realizado durante una media de seis años. Los resultados han sido publicados en la revista científica American Journal of Preventive Medicine.

“Las personas que sufren síndrome metabólico (SM) tienen más probabilidad de sufrir una cardiopatía, un ictus, diabetes mellitus tipo 2, enfermedad renal y problemas de circulación”, ha explicado Alejandro Fernández Montero, especialista en Medicina del Trabajo de la Clínica Universidad de Navarra y uno de los coordinadores de la investigación.

Se trata del primer estudio que relaciona la intensidad del ejercicio físico en relación con el síndrome metabólico, teniendo en cuenta los estilos de vida y factores dietéticos. “Esto quiere decir que hemos incluido otros factores como la dieta mediterránea, consumo de comida rápida, horas delante del televisor, tiempo de ejercicio físico, etc…, porque podría ocurrir que los que hacen ejercicio intenso cuidasen más su alimentación y realizasen estilos de vida más saludables y entonces no sabríamos si lo que previene es este tipo de ejercicio o los hábitos alimenticios y de vida”, explica. “Así, teniendo en cuenta estos factores, hemos comprobado que el ejercicio físico vigoroso previene en mayor medida el síndrome metabólico que la práctica deportiva leve o moderada”, añade.

De hecho, los participantes del estudio mayores de 55 años que realizan ejercicio vigoroso presentan un 90 por ciento menos de riesgo de padecer síndrome metabólico frente aquellos que realizan ejercicio de intensidad leve.

Mayor rendimiento deportivo y beneficios para la salud
La intensidad de ejercicio físico se mide en equivalentes metabólicos (mets) y, para considerar que se practica de modo vigoroso, el esfuerzo tiene que ser superior a 6 mets. Por ejemplo, andar a paso ligero equivaldría a unos 2,5 mets, caminar a paso muy rápido a unos 4,5 como máximo. La natación se traduce en unos 6 mets, jugar un partido de fútbol 7 mets,  trotar o correr de forma lenta (8km/h) 8 mets y el atletismo, como por ejemplo, correr a 5min/km, alrededor de 12 mets.

“Cuando comparamos los efectos entre la intensidad y el tiempo de ejercicio físico, concluimos que ejerce un mayor beneficio la intensidad que el tiempo que se dedica a la práctica del ejercicio físico en el tiempo libre”, asegura.

Valoración previa al ejercicio
El especialista concreta que lo realmente saludable es adquirir la capacidad de realizar ejercicio vigoroso. Por eso, es necesario saber cómo conseguir un mayor rendimiento deportivo y el máximo beneficio para la salud cuando se practica ejercicio físico.

“Estos resultados se han obtenido en participantes con un buen estado saludable, sin embargo, hay personas que no obtendrán beneficios cuando practiquen este tipo de deporte porque lo que están haciendo es dañino para su salud, ya que pueden sufrir enfermedades previas y no ser conscientes de ello”, ha advertido Fernández Montero. “Antes de comenzar la práctica de una actividad deportiva de manera vigorosa, hay que descartar cualquier alteración anatómica o funcional del corazón”.

Por este motivo, la mejor alternativa es acudir a un especialista en medicina deportiva para valorar el estado del corazón y su resistencia. Este tipo de valoración debe incluir pruebas que ayuden a descartar cualquier tipo de cardiopatía (electrocardiograma, ecocardiograma, análisis de sangre, etc.) y una prueba cardiopulmonar de esfuerzo en bicicleta o en cinta rodante. “Las pruebas nos permiten diseñar programas de ejercicio específicos según el objetivo de la persona, desde perder peso hasta mejorar tiempos en una maratón. El especialista le ayudará también a determinar la efectividad del ejercicio, ya que algunas personas que hacen deporte de forma habitual no saben a qué frecuencia cardiaca y a qué intensidad hay que ejercitar para obtener un mayor beneficio”.
marzo 16/2017 (diariomedico.com)



FINLAY EN: google_acadmico_75 doaj_75 bvs_75 latindex_75medigraphy_75

FINLAY CERTIFICADA POR:

certificacin_citma_75

 

Equipo Editorial

 

Dirección postal: Calle 51A y Avenida 5 de Septiembre Cienfuegos, Cuba Código postal: 55100.
http://www.revfinlay.sld.cu
Telefono: +53 43 516602. Telefax: +53 43 517733.
medisur@infomed.sld.cu
ISSN: 2221-2434
RNPS: 5129