Prevención de las enfermedades crónicas: La vacuna contra el Chagas podría estar lista en menos de 3 años

Un grupo de investigadores de México y de Estados Unidos trabajan en el desarrollo de un tratamiento que, por el momento, ha demostrado mejor tolerancia y efectos más rápidos que el benznidazol.

 

Un grupo de investigadores de México y de Estados Unidos están trabajando en el desarrollo de una vacuna terapéutica que sea capaz de detener la enfermedad de Chagas y esperan poder ponerla al alcance de la población antes de 3 años.

En esta investigación científica participan el Baylor College Medicine, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, la Universidad Autónoma de Yucatán, el laboratorio Birmex y Sabin Vaccine Institute, mientras que la financiación corre a cargo del Instituto Carlos Slim de la Salud.

Según ha explicado una de las principales investigadoras, la estadounidense María Elena Bottazzi, en la revista Investigación y Desarrollo, la vacuna "ha demostrado mejor tolerancia, tiempo de eficacia" que el medicamento que mejores resultados está dando contra esta enfermedad, el benznidazol, con el que se podría utilizar conjuntamente.

El problema de este fármaco, según esta experta, es que "cuando se administra en personas recién infectadas tiene una efectividad del 60 por ciento al detener el avance de la enfermedad. Además aun manifiesta ciertos efectos secundarios que propician que el afectado abandone muchas veces el tratamiento".

Con la nueva vacuna que están desarrollando se han realizado pruebas de laboratorio con roedores y perros infectados por Trypanosoma cruzi y se observó que la enfermedad se detuvo en 80%, y que administrada de manera preventiva protege de la presencia del parásito en la sangre.

Se transmite por transfusión o por la picadura de un chinche

El mal del Chagas es también conocida como la enfermedad de los pobres, pues afecta a la población de escasos recursos en zonas rurales. Esta patología es provocada por el parásito Trypanosoma cruzi y transmitido por transfusión sanguínea o por la picadura de la chinche hocicona o besucona.

Según los datos de la organización Médicos sin Fronteras, en América Latina ocho millones de personas padecen esta enfermedad. Sin embargo, en la actualidad, la enfermedad puede tratarse con medicamentos, pero menos de un uno por ciento de los enfermos tienen acceso a ellos.

Los síntomas del mal de Chagas pueden ir desde mareos y problemas digestivos, hasta dolores abdominales, palpitaciones y dificultad para degluir. Al paso del tiempo se presenta una insuficiencia cardiaca por deformación del miocardio, y en los casos más graves, una anomalía de ritmos cardiacos que pueden llegar a causar la muerte súbita.

Si la enfermedad no es detectada durante los dos primeros meses, o fase temporal, pasa a su fase crónica, en la que los parásitos se trasladan por el torrente sanguíneo hacia los tejidos del corazón y al sistema digestivo, a los cuales irán minando paulatinamente.



Investigación y Desarrollo; 21 de agosto de 2014


FINLAY EN: google_acadmico_75 doaj_75 bvs_75 latindex_75medigraphy_75

FINLAY CERTIFICADA POR:

certificacin_citma_75

 

Equipo Editorial

 

Dirección postal: Calle 51A y Avenida 5 de Septiembre Cienfuegos, Cuba Código postal: 55100.
http://www.revfinlay.sld.cu
Telefono: +53 43 516602. Telefax: +53 43 517733.
medisur@infomed.sld.cu
ISSN: 2221-2434
RNPS: 5129